Archivio  Archivio foto  Contatti    |    English Franšais Deutsch Espa˝ol    |        

     Il comitato
Chi siamo
Visite guidate
Iniziative
Ricordi
Gemellaggio Magliana-Fulda-Hainzell
Per gli studenti

     La catacomba
Le catacombe di Roma
I Martiri
Gallerie
Pitture
Oratorio Damasiano

     Le parrocchie
Parrocchia Santa Maria del Rosario ai Martiri Portuensi
Parrocchia San Raffaele Arcangelo
Parrocchia San Gregorio Magno

 

 

 

 

HomeEspa˝ol

Las Catacumbas de Generosa

di Francesca Pace

 

Espa˝ol Conjunto sepulcral de Generosa en la Magliana, monumento a la fè cristiana

 

Martyres Simplicius et Faustinus
qui passi sunt in flumen Tibere
et positi sunt in cimiterium
Generoses super Philippi

[Inscripción sobre el sarcófago, ahora vacío, que se encuentra en la pared de la casa parroquial de S. Maria Mayor en Roma].

 

Desde aquí podemos empezar a retroceder en la historia ya milenaria pero que todavía nos habla de estas figuras de Santos.  ¿Quiénes fueron, porque se les recuerda, cuál es el lugar indicado por la inscripción?  Con la imaginación borremos los edificios, el asfalto de las calles, los ruidos de nuestro tiempo ...  Y ahora ... abramos los ojos y nos encontramos sobre una de las verdes colinas que costean la orilla derecha del Tiber;  el camino llamado Campana pasa entre uno y otras y también lleva al mar (a los campos de sal) y a los suburbios de Roma.

Estamos exactamente ad Sextum Philippi, es el año 303 d. C. arrecia la persecución del emperador Dioclesiano contra los Cristianos. 

Los cuerpos de dos jóvenes llevados por la corriente hasta un recodo del rio que está, precisamente a los pies de las colinas, fueron recogidos  piadosamente por dos presbiteros: Crispo y Juan y una joven mujer, no sabemos si era hermana de sangre de los dos jóvenes, pero seguramente hermana en la fe.  Ellos mismos, subiendo por la pendiente los llevan hasta la cima para darles digna sepultura. Y los colocan precisamente en el lugar que después, por haber sido donado por una mujer llamada Generosa, se llamará, "Cimiterium Generosae".    

IngrandisciLos cuerpos de los dos jóvenes habían sido arrojados al río después de atroces torturas que ellos soportaron con la fuerza de los testigos de Cristo, hasta la muerte.  Dan testimonio de su fin glorioso varios documentos, martirologios y cóigos litúrgicos en los que se les recuerda el 29 de julio, fecha de su nacimiento para el cielo.

Sus nombres: Simplicius e Faustinus e el de su hermana: Viatrix. 

Extraordinario el gesto de los dos jóvenes : dar la vida, el bien más precioso que poseián, por Amor de Aquel que por todos había dado la suya: Jesucristo, o sea, ser testmonios del Amor, mártires de Cristo.  Extraordinario el nombre de Viatrix: via (camino), la vida presente, a través  de la cual peregrinan los viatores. los que caminan por esta tierra  hacia el cielo.  También elle, poco tiempo después morirá mártir de Cristo.    

Durante el siglo IV, para recordar la memoria de estos mártires, se formó una área sepulcral subterránea cuyo centro era el sepulcro de los mártires en donde más tarde, probablemente, en el sigli VI se colocó una espléndida pintura representando la "Coronatio Martyrum" que hoy, después de repedidas profanaciones  sacrílegas  y sucesivas restauraciones, se conserva aunque no muy clara en sus trazos.

Dabemos ayudarnos con la reproducción que hizo, al momento del descubrimiento del área sepulcral (1867), el acuarelista Giuseppe Gnoli por voluntad de G.B. De Rossi , el arqueólogo que la descubrió.
 
Representa la gloria  de los mártires Viatrix, Simplicius, Faustinus y Rufinianus colocados de dos en dos a los lados del Cristo. A cerca de Rufinianus podemos referirnos a cuánto de él  dijo G.B. De Rossi: "el mártir Rufo nombrado en las actas de S. Crisógono, que primero fuera vicario del Emperador y después convertido por S.Crisógono fue también mártir y por esto se le representa con la clámide, signo especial  de los esbirros del Emperador (tal vez fue él quien sentenció a muerte a los otros).
 
El conjunto de las galerías que forman el cementerio muestra claramente su carácter. Un lugar de la piedad y de la fe cristiana  de los primeros siglos.  Simple en su pobreza, elocuente en su significado.  Guarda, todavia visibles, los restos de hombres, mujeres y niños aquí  depositados para descansar antes de resucitar  para la vida eterna.  No se ven inscripciones, solo símbolos cristianos grabados en la argamasa que sella las gavetas.
 
Lo que queda de las pinturas a lo largo del arcosolio del cementerio, lo podemos considerar como "obras de arte": "El Buen Pastor", Cristo representado como pastor y la "escena pastoril"  representada con tres ovejas, un cordero y al fondo, entre árboles y arbustos, una puerta, tal vez la del redil.  Siempre como referencia a Cristo puerta, a través la cual debemos entrar.
 
Hemos definido el lugar Conjunto Sepulcral porque está formado por galerías sepulcrales subterráneas (catacumbas) y por la basilica semisubterránea .  Es necesario detenernos en este edificio, o mejor sobre estas pocas ruinas todavía visibles.
En realidad, al momento del descubrimiento, fue calificado como oratorio con el egregado de Damasiano.  Esta es el primer signo de la importancia del lugar.
Pero procedamos por orden: oratorio porque se pensaba que fuera la pequeñas dimensiones (después de las excavaciones de 1980 se descubrió que era una verdadera y propia basilica, dadas las dimensiones 20x14 mts) y Damasiano, debido al descubrimiento fragmentado de la arquitrabe de la puerta de entrada con una dedicatoria grabada  con caracteres particulares, claramente atribuibles  a un estrecho colaborador del papa Dámaso, el epigrafista Filocalo.
 
Pero es precisamente de Dámaso que es necesario hablar.  Fue obispo de Roma  del 366 al 384; fue precisamente por su intéres e impulso que se efectuaron - bajo su pontificado - varias obras arquitectónicas sobre las tumbas de los mártires.  Los ambientes subterráneos de los cementerios que guardaban los restos de los mártires no eran aptos para el culto eucaristico publico, de modo que los fieles, una vez que rendían culto a sus tumbas, se dirigían a la cercana basilica y a veces a la basilica superior para la celebración eucarística; se ha comprobado que fue precisamente S. Damaso quien promovió el culto de los mártires. Algunos ya olvidados, otros tenazmente buscados y descubiertos fueron exaltados con monumentos y epígrafes que él  mismo compuso.
 
Fu un Papa importante, si no por otra cosa, por lo menos por haber hecho de las catacumbas testimonios  vivos del primer período del Cristianismo del cual, el sacrificio de los mártires ha sido emblema y no solo simples ruinas del pasado.  Hoy en día, de los grandes monumentos queda poco, como es el caso de esta basilica  AD MARTYRES SIMPLICIUM, FAUSTINUM VIATRICEM ET  RUFINIANUM,  (junto a la tumba de los mártires, Simplicio, Faustino, Beatriz e Rufiniano) pero la memoria del Papa se destaca luminosa en el horizonte de la fe cristiana, alimentada desde siempre por la sangre de valientes testimonios de Cristo:  LOS  MARTIRES y además  fue él el primero en introducir en la liturgia la lengua latina, en lugar de la griega.
 
Para terminar solo queda subrayar  que no lejos  de la entrada a este lugar, está una calle que lleva el nombre de una importante ciudad alemana, Fulda.  Pues bien, gracias a los Santos Simplicio, Faustino y Beatriz, esa ciudad y nuestro barrio se hermanaron estrechamente  en 1980.  La razón es que desde hace más de mil años, algunas reliquias de estos mártires llegarn  a la ciudad de Fulda en Assia llevadas por San Bonifacio, el evangelizador  de Alemania y que ahora es su Patrón. 
Las reliquias están guardadas y dan el nombre a la Parroquia un poblado que está cerca de Fulda:  Hainzell.  
 
Esto nos debe empujar a una última reflexión: el mudo testimonio de la sangre de los mártires, grita desdehace siglos y todavia ahora es  capaz de hablar a pueblos de distintas lenguas, como son el pueblo italiano y alemán, con un lenguaje universal, el de la fe en Cristo;  el Cristo que  ellos reconocieron como su Señor  y su Dios y de quien no renegaron ni aún a costa de la propia vida.
  
                                      ------------------------------------------------
 
                   O R A C I O N
 
Danos Señor Jesus la fe viva que sostuvo a los santos Martyres Simplicio, Faustino Beatriz y Rufo y que es su corona de gloria;  ella illumine nuestro camino, nos sostenga en las pruebas y nos haga agradables a Tu nombre.   Amen
 
-----------------------------------------------
 

 

Questa pagina Ŕ stata visitata 1474 volte dal 15/05/2008

 

 

 

 


Archivio  Archivio foto  Contatti    |    English Franšais Deutsch Espa˝ol    |        

© 2006-2017 Comitato Catacombe di Generosa. All right reserved. Sito aggiornato senza periodicitÓ (admin)